FELIPE GÓMEZ: “ES SÚPER IMPORTANTE PENSAR EN EL FUTURO”

Compartir en redes sociales...

El entrenador de las selecciones juveniles de vóleibol playa, Felipe Gómez, fue el invitado de este jueves a Punto a Punto, programa de conversación que transmite FEVOCHI a través de su cuenta de Instagram. En conversación con Cristian León, el técnico nacional se refirió a sus inicios en el vóleibol, al trabajo que lleva realizando con las divisiones menores y a las expectativas que tiene para los próximos desafíos.

“Yo partí desde muy chico, con 16 o 17 años, y a diferencia de muchos empecé con el vóleibol playa en vez del indoor. De todas maneras, llegué a estar en preselecciones juveniles de vóleibol piso, pero siempre esperaba que llegara el verano para ir a jugar a la playa y de hecho en esos tiempos, me acuerdo, era el recambio de quienes en ese momento se encontraban jugando, siendo los deportistas los que nos motivaban a jugar a pesar de no contar con los procesos de divisiones menores. Por eso pasaron los primos Grimalt, Francisca Rivas y otros más que no tuvimos ese proceso dado el desarrollo deportivo en el que se encontraba el país. Pero a pesar de ello tuve una buena escuela, aprendiendo de Marisol Ibarra, Gustavo Pollier, entre otros”, comenzó diciendo el entrenador de 33 años.

Además, agregó que “ya el año 2008, con 19 años y recién entrando a estudiar educación física, comencé mi carrera de entrenador, ya que Marisol Ibarra en ese momento se hacía cargo de las divisiones juveniles de la selección y también tenía su trabajo en la UC con las menores y me ofreció ser su asistente. Pero con el tiempo y por la misma carga que representaba la selección, comencé a hacerme cargo de las U14 y U16 de la Universidad Católica de vóleibol piso. Después junto a Rodrigo Salinas creamos una escuela de vóleibol playa y empezamos a estar de alguna manera presentes en el proceso que llevaba en ese momento Eduardo Garrido con la selección”.

El inicio de las divisiones menores de la selección nacional no fue sencillo, así aseguró el seleccionador chileno. “Hice un curso internacional de entrenador de volley playa y eso me abrió muchas puertas, siendo asignado el 2015 para comenzar a ver el proceso formativo para la selección, pensando que necesitaban divisiones formativas para los ODESUR Juveniles en Santiago el 2017 y también pensando en la carrera olímpica juvenil para los Juegos de Buenos Aires 2018. Cuando iniciamos, a los tres meses había que competir para poder llegar a los Juegos Olímpicos Juveniles y a ocho meses de comenzar los Juegos Suramericanos de la Juventud, por lo que generé un plan de trabajo que comenzaba con la captación de talentos, donde me encargué de invitar a chicos de todos lados llegando aproximadamente 120 niños de los que finalmente quedaron 14, donde la base para la selección fue regiones y las ganas que mostraban”.

Con respecto a los logros que ha obtenido a cargo de las divisiones menores, el técnico chileno repasó las distintas experiencias vividas y recordó que “logramos participar por primera vez en un Circuito Sudamericano de vóleibol de playa en categorías inferiores y también conseguimos las primeras medallas históricas para Chile. El primer oro en una categoría juvenil para nuestro país fue en ese mismo Sudamericano, gracias a la dupla compuesta por Vicente Droguett y Gaspar Lammel. Luego conseguimos una de bronce en Cochabamba, Bolivia, consiguiendo también la clasificación al mundial U19 en China, una participación inédita y me acuerdo que esa experiencia fue única, compitiendo con grandes equipos y si bien pasamos a las fases finales, no pudimos con Rusia, pero sí logramos ganarles a los locales en un encuentro a estadio lleno, fue muy bonito”.

En la constante búsqueda de nuevos talentos para el futuro del vóleibol, Gómez recalca la importancia que tiene el reclutamiento y habla del trabajo que vienen realizando, afirmando que “Vicente con Gaspar marcaron el inicio del desarrollo del vóleibol formativo, ya que es super importante pensar en el futuro. No nos podemos quedar sólo con los primos Grimalt porque lamentablemente no estarán para siempre, y bajo ese contexto vienen otras generaciones, haciendo esto de manera cíclica y por eso las captaciones son esenciales. Ahora por ejemplo hay una generación dos años más chicos que Vicente y Gaspar, que son Martín Iglesias y Noe Aravena, quienes lograron ser campeones nacionales en categoría adulta recientemente”.

Al momento de comentar sobre la importancia de los logros que han obtenido los primos Grimalt y el vóleibol en general, el seleccionador de las categorías juveniles señaló que los buenos resultados obtenidos se han visto reflejados en el aumento de niños que vienen a probar suerte en la selección. “Esteban y Marco Grimalt son los referentes absolutos de todos los equipos de las inferiores del vóleibol de playa, son el ejemplo vivo que siguen los jóvenes. Por otro lado, Francisca Rivas y Pilar Mardones también han hecho un buen trabajo. A todo esto, también se suma el apoyo mediático que comenzó a tener este deporte, donde se empezaron a transmitir los partidos de manera más completa y causando un boom a nivel nacional, permitiendo que el vóleibol llegue a todos los rincones del país, dándolo a conocer e incentivando a las personas a practicar o intentar de ser parte de la selección”, aseveró.

Refiriéndose a los 12 años que lleva siendo director técnico, asegura de que aún tiene mucho más por entregar a la selección nacional, declarando que “yo aún soy joven, pero partí de muy pequeño como mencionaba y creo que he logrado buenas experiencias al momento de compararme con mis pares, quienes casi todos tienen 10 años más que yo. Entonces pienso que, si estamos número nueve en el mundo y con tantos años menos, no me voy a cansar hasta intentar que seamos los números uno. Jamás dejaré de querer llevar a Chile a lo más alto”.

Finalmente, hablando de las expectativas que tiene para los próximos eventos deportivos que están agendados para el futuro, contó que “con la categoría U19 debimos haber competido en marzo de este año las clasificatorias para el mundial, agendadas para noviembre en Tailandia de esa categoría, pero por el Covid-19 el clasificatorio se canceló y se está a la espera de ver que sucederá. Para abril del 2021 se disputarán los ODESUR Juvenil, para los que lograremos esta vez una preparación más completa, de cuatro años, y será bonito poder llegar con todo ese tiempo a esos juegos en Rosario, Argentina. Asimismo, comenzarán los clasificatorios para los Juegos Olímpicos Juvenil del 2022 en Senegal, por lo que tenemos muchos desafíos por delante y bastante motivación a nivel profesional”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *