DANIEL ZAPATA: “ESTAMOS APROVECHANDO LO MÁXIMO POSIBLE ESTA INSTANCIA”

Compartir en redes sociales...

Este jueves el preparador físico de las selecciones femeninas, Daniel Zapata, fue el invitado de Punto a Punto, programa de conversación que transmite la Federación de Vóleibol de Chile por medio de su cuenta de Instagram. En diálogo con Cristian León, el integrante del cuerpo técnico del equipo nacional se refirió a sus inicios en esta disciplina, también a la labor que ha desempeñado junto a Eduardo Guillaume y sobre el modelo de trabajo que se encuentra realizando.

Daniel Zapata comenzó su camino en el vóleibol el año 2017, momento en que empezó a ser parte del cuerpo técnico del seleccionado femenino comandado por el técnico trasandino.

“Yo trabajo en la clínica Meds desde hace trece años y ahí he logrado obtener una muy buena escuela, logrando especializarme en la prevención de lesiones. De hecho, trabajé al lado de Carlos Burgos, quien estuvo más de cinco años con Fernando González. El a mí en particular me ayudó mucho en la carrera. Con el tiempo me di cuenta que recibía mucho voleibolista lesionado por parte de la selección masculina y me puse a pensar en cómo reducir la tasa de lesión de estos deportistas para que así puedan continuar de buena manera sus competencias”, comenzó diciendo el preparador físico.

Repasando un poco más sobre su carrera, el profesional cuenta que “hice en una oportunidad unas pruebas con Dusan Bonacic que terminaron siendo muy positivas. Él llegó muy resentido y lo primero que hice fue estabilizar sus lesiones y luego fortalecerlo, ya que es muy importante que los deportistas siempre logren su peso óptimo al igual que su masa muscular, y en especial con los voleibolistas, que saltan demasiado, hay que preocuparse de que sus rodillas estén estables. Y bueno, después de tres años haciendo este tipo de trabajo me hablaron sobre la posibilidad de trabajar en la selección femenina de vóleibol, idea que me gustó mucho”.

Al preguntarle cómo es trabajar junto al entrenador argentino, el profesional declaró que para él es un verdadero placer. “No conocía a Eduardo Guillaume y la verdad es que nos llevamos muy bien. Yo he aprendido mucho de él y lo admiro harto como entrenador. Muchas veces él llega y me sugiere ciertas cosas para adecuarlas al vóleibol y a pesar de no ser preparador físico tiene mucho conocimiento de esta área. Ha visto muchas cosas y lleva años trabajando con mujeres, por lo que sabe manejar los ritmos y las palabras justas para motivar al grupo. He aprendido y absorbido mucho con él”, aseguró Zapata.

En el momento de revisar las clásicas lesiones del voleibol, el preparador físico habló de algunas que para él deben ser consideradas. “Están los desgarros abdominales, que son los que me preocupan, también están las tendinopatías, las roturas de meniscos y los mismos cortes de ligamentos cruzados, entre otros. En todo caso, hemos ido analizando y manejando lo de los saltos trayendo a Chile unos dispositivos que entrega información sobre la cantidad de saltos que hace el deportista y también sobre su altura, datos que junto con otros detalles del atleta nos sirven para poder prevenir cualquier tipo de lesión”, aseveró.

Siguiendo con la idea anterior, el preparador físico comentó que su modelo de trabajo “se basa en un modelo canadiense diseñado en el 2004 que después adoptó la Federación de Natación y que habla de la fase sensible del crecimiento. Inicia un entrenamiento con el deportista desde pequeño, partiendo con sus habilidades coordinativas básicas y después con las cargas físicas. De ahí que nosotros proponemos que los chicos menores de 11 años se dediquen sólo a trabajos de coordinación, de manera que el técnico dé una orden y ellos la puedan ejecutar con balón, corriendo y saltando sin problemas. Posteriormente viene el proceso de entrenamiento en las áreas más sensibles, como la de velocidad, y ver que todas las posturas se realicen bien”.

En relación al momento que se está viviendo con el coronavirus y las medidas sanitarias que se están tomando, el integrante del seleccionado femenino manifiesta que será una instancia beneficiosa para el acondicionamiento físico. “Si bien es cierto que esta cuarentena ha hecho que todo sea distinto, no es imposible trabajar, todo lo contrario, es una instancia que se debe aprovechar al máximo aumentando el volumen de trabajo y entrenar todo lo que no es posible hacer durante el año por las diversas competencias y que son justamente los saltos. De hecho, comenzaremos a aplicar, con todos los resguardos posibles, algunos protocolos de piometría”, termina indicando Daniel Zapata.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *